Bienvenidos/as al Portal del Instituto Social del Mercosur

DELEGACIÓN DE PARAGUAY

Un grupo conformado por representantes de 19 organizaciones y movimientos sociales de Paraguay está participando de la Cumbre Social del MERCOSUR, que se está realizando en Brasilia, del 4 hasta el 6 de diciembre de 2012. Entre las organizaciones está parte de las que integran el Consejo Permanente de Organizaciones Sociales de Paraguay ante el MERCOSUR, entre otras. Además, la Delegación reúne un total de 24 personas, entre ellos también figuran los funcionarios del Instituto Social del MERCOSUR.

En entrevista concedida a los periodistas del portal de la Cumbre (www.socialmercosul.org), el director del Instituto, Christian Adel Mirza, comenta este y otros temas. A continuación partes de la entrevista:

¿Qué tipo de iniciativas promueve el Instituto Social del Mercosur?

El ISM tiene sólo dos años de trabajo con todo el equipo técnico. Trabajamos en base a los planes operativos anuales y las prioridades están definidas en áreas de abordaje de la cuestión social, sobretodo políticas de erradicación de la extrema pobreza, economía social y solidaria… También tenemos iniciada una línea de investigaciones comparadas respecto a los modelos de protección social y de las estrategias desarrolladas en los países que forman parte del Mercosur. Hemos suscrito muchos convenios, como uno de cooperación con la UNILA, con la red de Mercociudades – que firmamos hace muy poco para estrechar los lazos con los gobiernos locales -. También tenemos un convenio suscrito con CLACSO (Consejo Latino Americano de Ciencias Sociales) y estamos gestionando conversaciones con la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) para firmar acuerdos, probablemente el año que viene, y otro con la Casa Patria Grande, en Buenos Aires, que ya fue aprobado.
Nuestra función principal es la de articulación y coordinación de las políticas sociales regionales, iniciativas y proyectos de carácter regional que van derivando del plan estratégico de acción social. También hacemos investigación y capacitación. El Instituto es técnico-político y está al servicio de los Estados partes, para colaborar con cada uno de ellos en la profundización de sus propias políticas sociales. Pero también para articular proyectos de carácter regional, de modo que también podamos contribuir a la disminución de las asimetrías entre los países miembros.

¿Y cuál es la importancia de las Cumbres Sociales para la integración en el Mercosur?

Las Cumbres Sociales son un hito fundamental en el proceso de integración regional. No se puede profundizar, ni se puede consolidar ningún proceso de integración regional sin la participación de los actores sociales, de la ciudadanía organizada. Esta Cumbre en Brasília es la continuidad de las otras y precisa de un marco más institucionalizado. Es preciso que exista un vínculo mucho más fuerte entre las demandas, sugerencias y protestas que surgen de las Cumbres Sociales hacia la cumbre de los jefes de Estado. Esta Cumbre Social en Brasília será importante, no solamente por sus propias temáticas, sino también como un paso más hacia la potencialización del espacio de participación de los actores sociales, que desde nuestro punto de vista resulta absolutamente fundamental para poder avanzar en la integración regional.

Me ha dicho usted que una integración no se da sin los ciudadanos. ¿Cuáles son los obstáculos concretos que siguen existiendo para esta integración social?

Tenemos en los países del Mercosur dificultades y problemáticas sociales que son comunes, compartidas. Y de hecho, los proyectos que derivan del plan estratégico de acción social, que es como una hoja de ruta, generan respuestas concretas. Un ejemplo es la elaboración, diseño y aprobación del proyecto de economía social y solidaria que se va a desarrollar en zonas fronterizas y que nosotros estimamos va a contribuir a mejorar notablemente la situación y la calidad de vida de muchísima gente, de muchísimos emprendedores, y familias que están en una situación de vulnerabilidad. Esta situación socioeconómica de pobreza constituye obstáculos para la integración. Uno no puede decir: “vamos a integrarnos sin que esta integración repercuta positivamente en la calidad de vida de la gente”. Para nosotros, la integración debe ser vista como una contribución a que la gente viva mejor. Porque si no, terminamos hablando de integración a nivel comercial y beneficio para las grandes empresas, cuando en realidad la única motivación que debiera haber es que la integración regional favorezca el desarrollo social, de la propia sociedad de los países. Obviamente, si no hay un desarrollo económico y una integración económica, van a haber dificultades en otros sentidos. Pero lo que quiero decir es que van de la mano. Es decir, una integración supone una dimensión económica, comercial, de cuestiones aduaneras, como lo ha sido desde el origen
del Mercosur, pero también hay una dimensión social que tiene que ver con las políticas que se aplican para resolver problemas sociales concretos.
Nosotros creemos que estamos en un buen camino, que más allá de las dificultades de la coyuntura actual, hay un futuro muy promisorio para el Mercosur. Esta idea de incorporar a Ecuador y a Bolivia hace que el Mercosur se vaya constituyendo en un eje de la integración suramericana. Que, por cierto, no termina en el Mercosur. Hay otras formaciones institucionales, como Unasur.

Concretamente, ¿cuáles son los temas que el ISM va a traer para la Cumbre?

Vamos a tener una participación directa vinculando el plan estratégico de acción social con la compleción de las metas de desarrollo del milenio. Precisamente vamos a hacer comentarios y reflexiones acerca de la significación que tiene el plan estratégico de acción social, que contiene temas tan importantes como la reducción de la pobreza y extrema pobreza, la salud, la educación, el trabajo decente, el respeto a la diversidad étnico-racial y cultural. Hay 10 ejes que forman parte del plan, que contiene estas áreas temáticas fundamentales para nosotros. Y, al mismo tiempo, pensamos que hay que superar las metas del milenio para proyectar objetivos mucho más exigentes. Y esto se hace, entre otras cosas, poniendo masa a proyectos regionales. Por eso yo cité el proyecto de economía social y solidaria, que se va a presentar al FOCEM. Hay otro de erradicación de la extrema pobreza en el Mercosur, que apunta a fortalecer las estructuras institucionales de los Estados partes que están trabajando para la superación de la extrema pobreza. También hay un proyecto que tiene que ver con seguridad alimentaria y nutricional,
que es uno de los ejes prioritarios fijados por la reunión de ministros del Desarrollo Social, cuya coordinación está en manos del Instituto. También vamos a participar haciendo una reflexión, un vínculo entre el plan estratégico de acción social y los ODM para proyectar de aquí a 10 años nuevas metas para los países integrantes del Mercosur.

¿Cuáles son sus expectativas para la Cumbre de Brasília?

Vamos con un optimismo muy grande. Estamos trabajando con las organizaciones sociales de Paraguay para facilitarles la participación. De hecho, van a ir 20 delegados de organizaciones sociales de Paraguay. Debemos recordar que quien está suspendido del Mercosur es el gobierno de Paraguay, no es el pueblo. Por lo tanto, nosotros estamos habilitados, como ya lo hicimos, a colaborar y facilitar la participación de organizaciones sociales en la Cumbre de Brasília. Al mismo tiempo hemos tenido varias reuniones con las plataformas de organizaciones sociales de Brasil, Argentina y Uruguay. Y nuestra expectativa es que podamos dar un paso más, no solamente en las áreas concretas de preocupación, sino avanzar en una fase de institucionalización o formalización de las Cumbres Sociales como parte del proceso de integración.

Por Paula Daibert

Fuente: Cúpula Social del Mercosur

Copyrights © 2019 - Instituto Social del MERCOSUR - Av. Santa Teresa, 2763 c/ Denis Roa - Tel. +595 21 614909 - Asunción, Paraguay